Saltar al contenido
Psicología de Omar

El dibujo en los niños, su importancia y beneficios

Dibujo en los niños

Dibujar es una práctica muy común que habitualmente todos los niños realizan. El dibujo en los niños forma parte de sus juegos cotidianos y es una actividad que estimula su desarrollo, a diferencia de los videos juegos y el entretenimiento con celulares, tablets, computadoras o cualquier otro equipo provisto de pantallas. Pero en modo alguno es privativo de los niños.

Arte rupestre

El dibujo es una forma de expresión de la realidad, en tanto en él, las personas representan objetos que existen realmente. Su historia es tan antigua como el propio ser humano y su manifestación más remota son las pinturas rupestres que han sido encontradas en piedras y paredes de cuevas diseminadas por todas partes en el mundo. El ser humano moderno sigue utilizándolo, a pesar de haber cambiado los materiales que se utilizan para hacerlos.

Desarrollo del dibujo infantil

Los niños por lo general comienzan a realizar sus primeros dibujos después de los tres años, por el escaso desarrollo de la coordinación viso motora y del control muscular fino.

Garabatos en los dibujos de niños pequeños

En un inicio el producto de sus intentos es por completo incomprensible, no pasan de ser garabatos, sin embargo, desde esos tempranos momentos ya existe una intencionalidad representativa en el dibujo. Si preguntas al autor del garabato muchas veces es capaz de decir lo que pintó, lo que no significa que con su explicación siempre baste para identificar las formas de la realidad dibujada. Muchas veces siguen siendo trazos sin sentido o garabatos.

En ocasiones el niño no sabe decir lo que dibujó, lo que no significa que no esté presente ya la intencionalidad, solo que cuando el propio niño mira el producto final no reconoce nada y ya ha olvidado o confunde el motivo de su dibujo.

La figura humana es uno de los primeros dibujos comprensibles que logran los niños y en sus etapas iniciales, entre los tres y cuatro años es normal que solo cuenten con cabeza y extremidades, lo que puede estar asociado a que la cara de las personas es la parte del cuerpo que más atrae la atención de los niños desde muy pequeños.

Después de los cuatro años y sobre todo en la medida en que el niño se acerca a cumplir los cinco años, las formas comienzan a emerger del garabato, haciéndose cada vez más claras y precisas.

Para los cinco años los dibujos pueden ser entendidos por el observador sin la aclaración del niño y paulatinamente, acompañando el desarrollo del infante, aumenta su capacidad para plasmar en el dibujo libre la realidad percibida. Esto no contradice que el talento y las habilidades para hacerlo con calidad es diferente para cada individuo.

Beneficios del dibujo en los niños

El dibujo, ya sea libre o dirigido es una actividad lúdica especial muy favorecedora del desarrollo psicológico del niño. Estimula los procesos cognitivos en la medida en que desarrolla la percepción que el niño tiene de la realidad, mejora la atención aumentando la concentración, favorece la memoria y estimula su empleo práctico, desarrolla el pensamiento del niño sobre todo los procesos de análisis y síntesis y también la abstracción.

El dibujo, ya sea libre o dirigido es una actividad lúdica especial muy favorecedora del desarrollo psicológico del niño Clic para tuitear

El dibujo contribuye a la organización de la vida afectiva del niño, estimula el control de las emociones y genera emociones positivas, favorece los sentimientos y su adecuación, influye en el estado de ánimo de los niños. Por otra parte, el dibujo desarrolla la coordinación visomotora y habilidades motoras en general y para la escritura. Es una actividad muy recomendable como actividad sustitutiva, cuando la socialización con otros niños no es frecuente. Adicionalmente, dibujar tiene un alto valor recreativo para los niños.

Recomendación

Atendiendo a lo anteriormente dicho propongo a los padres crear las condiciones mínimas a los niños para que puedan dibujar, organizarles el tiempo para ello y estimularlos a que lo hagan. Esta actividad es recomendable para todos los niños.

Por condiciones mínimas entiendo facilitarles los materiales necesarios, papel, lápices de colores o crayolas, no hace falta mucho más. Tempera y pincel, tizas, marcadores y bolígrafo pueden ser también de utilidad.

¿Dibujo libre o dirigido?

Se entiende por dibujo libre aquel que realiza el niño por sí solo, eligiendo por sí mismo la temática a dibujar y sin acción externa u omisión que predisponga o influya en la decisión o en la propia actividad. Es el dibujo que el niño realiza por sí solo, sin la ayuda del adulto. Se diferencia del dibujo dirigido, en que aun cuando el niño lo realice sin la intervención del adulto, este último obedece a un tema sugerido externamente.

Ambas formas de dibujo son válidas por igual, sus diferencias son sutiles, solo relacionadas con su interpretación por especialistas, los cuales no deberán tener en cuenta el contenido del dibujo en el caso de el dirigido. En cuanto a la estimulación al desarrollo ambos son de utilidad.

Otra forma del dibujo es el dibujo compartido asistido en el cual participan adultos o niños mayores. En esta forma del dibujo el adulto pinta una parte, corrige o completa el dibujo del niño. Las tres formas de dibujo referidas pueden ser utilizadas. En el caso de la última se recomienda más cuando el niño es pequeño o cuando tiene poca motivación por el dibujo, pero en ningún caso la interacción con el adulto u otros niños mediante el dibujo puede ser considerada negativa o desfavorable.

Una actividad que tiende a confundirse con el dibujo es colorear, esta se refiere al simple hecho de dar color a figuras dibujadas previamente, que, aunque también contribuye al desarrollo de los niños, se trata de otro tipo de actividad con características y aportaciones diferentes.

Llegado a este punto insisto en la idea inicial, el dibujo es expresión de la realidad, pero esto no significa que el dibujo sea una fotografía. Mientras en la fotografía se representa la realidad objetiva, en el dibujo libre se representa la realidad captada por los ojos del niño y por tanto esta realidad no se plasma tal y como es, sino tal y como el niño la vivencia.

Interpretación del dibujo

En el dibujo libre se plasma siempre la realidad subjetiva, la realidad filtrada y modificada por el mundo interno del niño y el producto de la actividad del dibujo es siempre una amalgama de contenidos de ambos orígenes, el mundo real y la propia psiquis del niño.

Pintura abstracta
Pintura abstracta

El crítico de arte, o cualquier persona con entrenamiento en la apreciación de las artes plásticas puede observar en la pintura que usted mira expuesta en una galería, muchísimas cosas que quien no tiene conocimientos de arte no puede percibir y que sin embargo están presentes en la obra y que frecuentemente, son las que aportan su verdadero valor. Así mismo la persona avezada en el mundo psíquico de los niños por lo general puede ver como este se expresa en el dibujo.

Observar el dibujo de un niño, por tanto, puede adentrarnos en la comprensión de su mundo interno. Con la misma claridad, que representa la realidad, pero de manera implícita, se expresan y pueden por tanto valorarse, entre muchos otros, los siguientes aspectos::

  • inteligencia, con todos los procesos que la conforman
  • emociones
  • sentimientos
  • características de su personalidad en formación, sus rasgos
  • motivaciones
  • el desarrollo de su sexualidad
  • su estado de bienestar o de malestar, caracterizados por la presencia de ansiedad o depresión

La interpretación del dibujo nunca es concluyente, pero permite a los especialistas una aproximación a las características psicológicas y los estados mentales de los niños que, si bien no es totalmente confiable, resulta de gran utilidad en la comprensión y la atención de los niños.

Recomendación

Por eso le recomiendo que no bote los dibujos del niño, guárdelos, al menos los más representativos. No importa que estén feos, recuerde que como en las grandes pinturas, sus mejores atributos no siempre son fáciles de observar, pero puestos en las manos de un especialista sus valores se pueden expresar.

No bote los dibujos del niño, guárdelos, al menos los más representativos Clic para tuitear

Los pacientes y alumnos, con frecuencia se sorprenden cuando por primera vez ven a un especialista de experiencia interpretar un dibujo. Aunque pueda parecerlo no es adivinación, magia o súper poderes. Lograr una interpretación con calidad es resultado del estudio y de la pericia de los profesionales.

A los padres, compartir el dibujo con los hijos, le puede permitir reestructurar la comprensión del mundo que tiene el niño, organizar sus sentimientos, controlar sus emociones, cambiar el estado de cosas subjetivas. Estos son objetivos válidos para madres y padres que se interesen en interactuar con los niños mientras dibujan. Debatir sobre lo que se dibuja, reordenar el dibujo, con razonamientos, con afectos, facilita la materialización de esas propias acciones en la subjetividad del infante.

Recomendación

Esto justifica la tercera recomendación, no pierda la oportunidad de compartir la actividad de dibujar con sus niños, disfrute de ella y sea explícito de lo que dibuja, de por qué lo dibuja, de lo que siente cuando dibuja e incluso de cómo le gustaría dibujarlo.

Hace poco leí un spot que decía que cuando un niño te regala un dibujo te está entregando un tesoro, de alguna manera coincido con tal afirmación. Junto a sus trazos en el papel, el niño ha plasmado su alma.

A %d blogueros les gusta esto: