Saltar al contenido
Psicología de Omar

El divorcio de los padres y su afectación en los hijos

Divorcio de los padres

No era yo de andar mucho en Facebook antes de tener que dedicarme a atender los comentarios de mi Blog. Muchas cosas me sorprendieron, a la mayoría me acostumbré rápido, pero si hay una que no he podido aun, es al culto de muchas personas al divorcio, lo cual me lleva inevitablemente a pensar en el divorcio de los padres.

Primero quiero aclarar que para nada estoy en contra del derecho de la mujer, y de hecho, del derecho de cada miembro de la pareja a decidir su vida conyugal, a salvar su dignidad su orgullo y su decoro, de relaciones que pueden resultar demasiado tóxicas. Comparto la idea de que nunca, a ninguna edad es tarde para empezar una nueva vida.

Lo que me sorprende en realidad no es que el divorcio sea una alternativa, creo que efectivamente lo es, sino la facilidad con que muchas personas lo proponen, solo puedo pensar lo mal que les ha ido en sus relaciones de pareja. A mi consulta llegan muchas madres y padres con problemas con sus hijos y muchas de ellas están en medio de una crisis de pareja, en ocasiones a punto de disolver su vínculo matrimonial o con él ya disuelto.

No es raro que los problemas de los hijos sean usados, de manera inconsciente, como boleto de entrada, para atender realmente los problemas por los que pasa el matrimonio. En mi experiencia la inmensa mayoría de las veces estos problemas son producto de la convivencia cotidiana y de una pobre comunicación en la pareja y muchas veces son perfectamente solubles.

Nada se arregla rompiendo

La convivencia es difícil, las personas muchas veces, esperan de su pareja que cambien y sean como idealmente ellos quisieran, sueñan con que su pareja sea diferente a lo que es, cosa que es realmente poco probable que ocurra. Pero aun así un día decidieron unirse a ellas en la vida y debe haber sido porque el balance entre sus virtudes y defectos, al menos en ese momento, fue positivo. Por alguna misteriosa razón, luego, en algún momento, los defectos pesaron más que las virtudes.

Muy a pesar de la desolación que pueda sentir uno de los miembros de la pareja mi posición, invariablemente es del lado de los hijos. Nada es más devastador para un niño que la separación de los padres. Los niños, por lo general, añoran que sus padres estén juntos por siempre. Incluso habiendo pasado años de la separación, de manera más o menos explícita, siguen soñando con que un día vuelvan a estar juntos.

Nada es más devastador para un niño que la separación de los padres Clic para tuitear

La repercusión en los hijos de la separación de los padres

Los niños que sufren la separación de los padres muy frecuentemente vivencias emociones muy negativas: depresión y ansiedad son las más comunes, pero además pueden sentir carencia afectiva, se sienten solos e incomprendidos, pueden sentir sentimientos de culpa, y dañarse su autoestima.

Cuando los padres están juntos la influencia educativa que recibe el niño es mucho más rica, en tanto es resultante de dos maneras de ver el mundo, de dos experiencias diferentes, que logran un punto de moderación entre ellas. Cuando la relación se rompe, con ella se sacrifica el equilibrio y la influencia se va por lo general a uno de los extremos. Seré más explícito.

Por lo general la expresividad en el cariño, la protección, el nivel de exigencia, las limitaciones, la permisividad, el nivel de estimulación para uno u otro tipo de actividad, entre otras muchas características, están distribuidas entre ambos miembros de la pareja y se integran en acciones en función de la educación y del desarrollo del hijo. Puede que tales características estén, o no, en perfecta armonía, pero están y están compartidas.

Cuando ocurre la separación muchas de estas funciones desaparecen o se debilitan, predominando las del progenitor con el que se queda el niño. Sí esto no fuese suficiente el niño tendrá que pasar, en el divorcio de los padres, por una etapa de crisis. Se habla de divorcios civilizados o divorcios en armonía, pero esto es por lo general una utopía. Las parejas se separan porque hay problemas y solo cuando estos han superado el límite permisible, o porque se ha perdido el amor, lo cual trae problemas inaceptables. Si no hay problemas no habrá razón para el divorcio.

Situaciones a las que se enfrentan los padres divorciados con hijos

Muchas son las situaciones que deben manejar con sus hijos los padres divorciados. Mencionaré algunos de estos problemas y en otros artículos estaré hablando de cada uno con mis recomendaciones para las familias.

Cómo comunicar al niño el divorcio de los padres

¿Qué se debe decir?, ¿qué no decir?, ¿cómo decírselo?, son preguntas frecuentes en mi consulta cuando atiendo a padres que terminan su matrimonio. Esto dependerá de la edad del niño. No es lo mismo separarse con un hijo de 3 años, 10 años o en su adolescencia. También hay que tener en cuenta, cómo fue la separación, el nivel de desarrollo emocional del niño y si la pareja tiene más de un hijo. Lea el artículo Cómo comunicarle al niño el divorcio de los padres, donde hablamos más sobre este tema.

Adaptación a la separación

La ruptura de la relación es un cambio radical al cual no será fácil para los padres adaptarse, mucho mas difícil será para los hijos. En lo sucesivo cambiarán muchas cosas a las cuales necesariamente habrá que resolver. Después del divorcio la vida continúa y ambos padres tienen el deber de seguir involucrados en la vida de sus hijos y facilitar la asimilación del cambio. Se enfrentarán a muchas preguntas y situaciones delicadas con el niño, esto debe manejarse adecuadamente y así evitar graves afectaciones. Para conocer mas sobre este tema lea el artículo La adaptación de los niños al divorcio de los padres.

La relación entre los padres separados

Las parejas que se separan pueden tomar la decisión de no verse nunca más, pero cuando quedan hijos en común esto es prácticamente imposible. En un próximo artículo trataremos aspectos relacionados con la nueva relación que debe existir entre los padres del niño y algunas pautas para lograrla con calidad. Puede leerlo aquí: La relación entre padres divorciados.

¿A quién quiere más el niño?

Celos, rivalidades, incomprensiones, se generan entre los padres divorciados en las conductas y actitudes que tienen que ver con el niño. Es frecuente en mi consulta que las madres se quejen de que el peso de la educación y cuidado del niño posterior a la separación ha caído sobre ellas, pero el niño, como si esto no fuese así, quiere más al padre. Esto no es poco frecuente, ¿qué hay de cierto en ellos y hasta donde es realmente así?

Ida y regreso a casa del padre o la madre

Días alternos, fines de semana, cuando sea y en dependencia del acuerdo entre los padres, el niño con frecuencia va y viene entre las dos casas, la de mamá y la de papá cuando regresan de casa del padre con el que no viven se tornan incontrastables, irritables, no se les puede hablar, ¿es esto normal? ¿qué debe hacer la familia?

La relación del niño con el padre que se va de la casa

Cesó el matrimonio, pero no la responsabilidad, ni la necesidad de trasmitir afectos, ni de educar a los hijos. Refleccionaremos sobre cómo debe ser la relación del padre que se va con el niño y en qué medida esto es factible.

Si el divorcio de los padres es inevitable, piensen en los niños

A todo esto, debe sumarse que el niño no participa en la toma de decisión de la separación, y así debe ser, pero es partícipe de ella y tiene que asumirla, aun contra sus más legítimos deseos.

Por eso me sorprende que se haga una fiesta de las rupturas de pareja, que se presente como algo positivo y de valor, que se haga un monumento al divorcio en las redes sociales. Impulsar a las personas a no tolerar, a tomar decisiones de este tipo a la ligera, me parece algo irresponsable. Lamentablemente en ocasiones no hay alternativas en un matrimonio y digo bien, no hay alternativas, porque el divorcio nunca es una alternativa. Siempre me parece mejor arreglar que romper.

Cuando todas las alternativas hayan sido agotadas, cuando ya no haya ninguna posibilidad de salvar las cosas dentro del matrimonio, entonces hay que aceptar que no queda más remedio. Separarse antes de tiempo puede ser frustrante. La posibilidad de que a los miembros de la pareja que fue, les vaya bien en el futuro existe, pero es incierta y lo que no puede pasar es que les vaya peor que antes y se arrepientan de haberse separado cuando ya es tarde.

Si lamentablemente, aun tomando todas las precauciones, el divorcio sobreviene inevitablemente. Entonces amigos míos, que no se olviden de los niños, esmérense en hacer las cosas más llevaderas para ellos.

A %d blogueros les gusta esto: