Saltar al contenido
Psicología de Omar

¡No, eso es mío! Egoísmo en los niños de preescolar

Egoismo en los niños

El egoísmo, en muchas culturas, es considerado un defecto. Aun cuando, para algunos pueda no serlo, por lo general conductas egoístas hacen más mal que bien. Hasta dónde es aceptado depende de muchos factores, pero casi invariablemente, al menos en algunas condiciones, es universalmente rechazado.

¿Qué es el egoísmo en niños?

El egoísmo se define como el negarse a compartir lo que se tiene en demasía, en relación a los demás. Los niños egoístas no solo se niegan a compartir con sus amigos, hermanos, e incluso con sus padres, sino que son capaces de adoptar conductas violentas para defender lo que tienen si son obligados a compartir.

Muchas familias, en dependencia de su nivel de vida, estimulan y tal vez con razón, conductas egoístas en el niño, le impiden o prohíben prestar o regalar lo que con tanto esfuerzo consiguieron para él. Por tanto, cierto grado de egoísmo es considerado aceptable por muchas personas. Siempre y cuando no rebase determinados límites.

De cualquier modo, independientemente de las condiciones y la calidad de vida, de las creencias, las formas de pensar y los valores individuales y familiares; el altruismo, como contrapartida del egoísmo, tiene mayor aceptación en general. Al menos en mi consulta muchos padres han mostrado preocupaciones por la actitud egoísta de sus hijos, y coincidentemente la demanda de orientación o de ayuda por esta situación ocurre en edad preescolar, cuando los niños ya han cumplido los tres años y aún no rebasan los cinco.

¿Por qué los niños de 3 o 4 años frecuentemente se tornan egoístas?

Los seis primeros años de vida, a la luz de muchas corrientes de pensamiento psicológico, suelen ser un período trascendental en la formación del núcleo de la personalidad en los seres humanos. En esta etapa se forma toda la base para el posterior desarrollo. De ese tiempo, en la formación del lenguaje, los cuatro primeros años son cruciales. En esos cuatro años el niño llega a dominar a cabalidad el lenguaje oral.

La estructura del lenguaje de más tarde aparición en el desarrollo de la especie ha sido las posesiones y por consiguiente los pronombres posesivos (mío, tuyo, suyo, etc). Para su aparición fue necesario la aparición de la propiedad privada, lo cual indica que en la etapa más temprana del desarrollo de la humanidad no existían.

Un miembro de la comunidad primitiva no tenía incorporado en su comunicación tales estructuras. Hablaban en ese tiempo con la, él, los, nunca mí, tu, de él. Como frecuentemente el desarrollo del ser humano es en última instancia el desarrollo de la especie, representado en un individuo, las estructuras asociadas a las posesiones son las de más tardía adquisición.

Así, pasados los tres años los niños descubren que las cosas tienen dueño. Lo de mamá, lo de papá, lo de los abuelos, lo del hermano mayor. Para ese entonces ensayan constantemente lo aprendido, se paran frente a una tendedera y o ropa colgada y van enumerando su posesión, “esto de mamá”, “esto de papá”. En la etapa en que el descubrimiento tiene lugar para ellos es un pecado mayor violar las posesiones. Mamá no puede ponerse, ni por equivocación, las chancletas de papá, el niño cae en crisis, se les rompen sus esquemas mentales y se bloquea.

Pero el niño aprende rápido. Y los esquemas se flexibilizan sin renunciar a saber que todo tiene dueño. No demorará mucho en preguntarse y más que eso en saber, qué es lo de él. Cuando descubren lo que es ser dueño quieren ser dueños de todo (todo mío).

Recuerdo con gran aprecio que muchas veces usé, como broma sana esta característica del desarrollo en reuniones familiares. Les decía a mis sobrinos refiriéndome s sus padres: “este es hermano”, haciendo énfasis en el y aun sin hacerlo, los niños no oían la palabra hermano, solo oían . Automáticamente respondían: “NOOOOOO, es mí papá”. En el mismo tono en el que yo había hablado. Podía estarlo repitiendo toda una tarde, siempre tenía el mismo resultado.

¿Qué es lo correcto hacer para manejar el egoísmo en los niños?

A actitud egoísta del niño en la edad preescolar constituye un obstáculo a sus relaciones, fundamentalmente con los coetáneos y un motivo de bochorno para la familia. Los padres se preocupan, y se quejan, no entienden por qué el niño asume estas conductas. En la familia nadie es así. Esto da pie a la inevitable confrontación. Obligan al niño a compartir sus juguetes, sus golosinas o lo que fuese a que se hubiese negado y consecuentemente el berrinche del niño no se hace esperar.

Si a alguien se le ocurre pedirme un millón de dólares en este momento, de seguro que no se los prestaré o regalaré, aun cuando sea la persona más importante del mundo para mí, y no lo haré, no porque no quiera (vaya, que tampoco es que me gustaría hacerlo), sino porque yo en mi vida nunca he visto ese dinero. El mensaje es sencillo. Nadie puede dar lo que no tiene.

Con los niños pasa de manera similar. Sin tener no pueden compartir, primero hay que permitir que terminen de estructurarse bien las posesiones para después formar el altruismo. Díganle que todo es de él, no lo obliguen a compartir y cuando él ya esté saciado de tener, denle un par de razones para compartir. Como ya tiene, le será mucho más sencillo compartir.

Tal vez a esta altura ya hayan descubierto que hay puntos comunes con lo recomendado para el manejo de los celos entre hermanos, y tiene usted razón, no es exactamente el mismo problema, pero el manejo es parecido.

Si obliga al niño a compartir, si les quita las cosas por fuerza para dárselas a otro niño, en esta edad solo logrará aumentar la necesidad de tener, y con ella la avaricia del niño y su egoísmo, lo cual puede ser muy perdurable. Déjelo solo tener, ese es el primer paso para luego compartir.

¿Es usted de los padres que creen que sus hijos se lo merecen todo y le dan o le compran de todo lo que se les antoje? ¿Ha presenciado actitudes o comportamientos egoistas en sus hijos cuando se relaciona otros niños? ¿Cómo las ha manejado? ¿A qué otras causas atribuye usted el egoísmo infantil? Coméntenos sus ideas en la sección de comentarios más abajo.

A %d blogueros les gusta esto: