Saltar al contenido
Psicología de Omar

Rechazo a la escuela o fobia escolar en el niño

Fobia escolar

En un artículo anterior hablamos de la adaptación a la escuela, este proceso es inevitable para los niños al enfrentar cambios bruscos en la vida como la entrada en la escuela o en el caso de los más pequeños al círculo infantil, kinder, jardín de infantes o guardería. La inadaptación se presenta invariablemente en el momento del cambio y se considera normal que pueda durar aproximadamente un mes. Pasado este tiempo habría que preguntarse si el niño tiene un problema de adaptación o está haciendo un rechazo a la nueva condición. Ya estamos en octubre, hablemos entonces del rechazo a la escuela o fobia escolar en los niños.

El rechazo o fobia escolar puede ocurrir en cualquier momento de la vida del niño y no necesariamente está asociado al periodo de adaptación. De hecho, puede presentarse en niños que han tenido una buena adaptación. Sus causas son múltiples y aunque pueden asociarse a situaciones familiares, lo más frecuente es que esté determinado por eventos propios del lugar que se rechaza.

Por suerte este no suele ser de los problemas más frecuentes en los
niños. Pero si bien la frecuencia no lo ubica entre los mayores problemas
sus efectos en la motivación escolar futura y en el bienestar del niño y la
familia, a corto y largo plazo, sí lo hacen.

Diferenciar fobia escolar del problema de adaptación al colegio

Si su hijo no quiere ir a la escuela debe diferenciarse si es fobia escolar o un problema de adaptación a la escuela o colegio. He aquí dos aspectos que diferencian el rechazo o fobia escolar de un problema de adaptación:

  • El momento en que ocurre la reacción en el niño y el principal contexto generador de las causas. Mientras la adaptación se relaciona más con la dependencia familiar y la falta de experiencias del niño y aparece en el inicio de la familiarización con el contexto, en el rechazo se presentan con mayor frecuencia condiciones desfavorables al niño en el contexto que se rechaza y puede aparecer en cualquier momento.
  • El rechazo escolar nunca puede ser considerado como normal. Una vez que se logra la adaptación del niño al nuevo ambiente (escuela, colegio, círculo infantil, jardín de infantes, guardería, etc.) no deben presentarse reacciones de este tipo y no se presentarán a menos que ocurran situaciones que desborden la capacidad de enfrentamiento del niño.

Por otra parte, también resulta oportuno diferenciar el rechazo con la desmotivación escolar. En ambos casos el niño no quiere ir a la escuela. En la desmotivación al niño no le gusta la escuela y los estudios, sus intereses son otros, pero por lo general tolera el ir a la escuela. El sentimiento que predomina en los niños es de hastío y aburrimiento. En el rechazo el niño se niega rotundamente a ir, aunque es frecuente que estuviesen previamente motivados. Sus reacciones son fundamentalmente de miedo.

El rechazo a la escuela o fobia escolar puede ocurrir en cualquier momento de la vida del niño y no necesariamente está asociado al periodo de adaptación Clic para tuitear

Síntomas de la fobia escolar

Los síntomas que se presentan en el rechazo a la escuela por lo general son muy similares a los de la inadaptación:

  • inseguridad
  • miedo
  • llanto
  • trastornos de los hábitos
  • intranquilidad
  • trastornos del sueño
  • negación de ir a la escuela, que puede traducirse en malestar y dolores de diversa índole que terminan cuando pasa el horario de ir a la escuela

Causas del rechazo a la escuela

Resulta imprescindible la clara determinación de las causas que generan el rechazo o fobia escolar, lo que puede ser motivo de buscar ayuda especializada. Las más frecuentes observadas en mi consulta se asocian a:

  • Cambios en relación con el maestro.
  • Uso de métodos educativos violentos por parte de maestros y auxiliares educativos.
  • El desempeño escolar y el cumplimiento de rutinas y tareas.
  • Cambios desfavorables en la relación con compañeros de clase o cuidado.
  • Bulling o acoso por parte de sus compañeros.

Aunque son menos frecuentes los casos en que la causa de rechazo se encuentre fuera del ambiente rechazado, estos pueden presentarse.

  • Situaciones relacionadas con la seguridad de la madre o de la familia, separaciones de los padres.
  • Situaciones del hogar que sobrepasan la capacidad de enfrentamiento del niño y que de alguna manera dañan o ponen en peligro a la familia o a alguno de sus miembros.
  • Cambios bruscos en los hábitos del niño, fundamentalmente en los horarios de sueño.
  • Cambios de vivienda que signifiquen un mayor esfuerzo para ir a la escuela.
  • Problemas en el trayecto hacia la escuela.

La manera más efectiva de resolver el rechazo a la escuela es la determinación y solución adecuada de la causa o causas que lo generan. En algunos casos puede llegar a ser necesario el cambio de aula, de maestro o de escuela, pero esta determinación debe ser tomada cuando ya se ha determinado la causa que genera el rechazo y se ha probado la imposibilidad de otras soluciones o cuando no es posible determinar la causa.

El niño con rechazo a la escuela no debe ser obligado a enfrentar el rechazo e ir a la escuela, la actuación familiar cuando aparecen sus síntomas es imprescindible y debe ser inmediata. Cualquier demora puede aumentar el problema hasta tanto no se tenga un conocimiento completo y claro de lo que está ocurriendo. Así mismo no debe demorarse la decisión de buscar ayuda especializada si fuese necesaria, el niño puede estar en peligro real.

Por tanto, mi única recomendación es: delimitar lo antes posible, con o
sin ayuda especializada, que está ocurriendo que ha provocado la fobia
escolar y su solución inmediata.

A %d blogueros les gusta esto: