Saltar al contenido
Psicología de Omar

Mi niño no quiere comer ¿qué hago?

Niño no quiere comer

La hora de la comida es una verdadera agonía en algunas casas. La niña o niño no quiere comer, no acepta la comida tal como se la presentan, quiere otra forma u otra cosa. La madre y algunas veces la abuela, se desviven y hacen lo imposible para que su hijo coma. Le cambian el plato principal, le hacen cuentos, lo cargan y caminan por toda la casa para entretenerlo, para ver si se come la comida. En ocasiones sus intentos dan resultados, pero no siempre, muchas veces el niño termina por rechazar los alimentos.

Mi hijo no quiere comer

Cuentos, regalos, paseos y promesas, terminan por ser inefectivos. El niño no quiere comer. Las dificultades en la formación de hábitos alimentarios son frecuentes en mi consulta. Los padres se desesperan, ya no saben qué darle ni qué hacer para que coman.

Tuve un caso que de una niña de 11 años que fue progresivamente eliminando alimentos hasta llegar a no comer nada y digo nada, tal como me lo refirieron los padres. Yo me negué a creer que fuese realmente así, pues para nada la niña se veía desnutrida y entonces me cuentan lo inaudito: ¡La niña tomaba 6 litros de leche diario! El abuelo tenía una vaca solo para ella.

¿Es tan infrecuente esta conducta? No, para nada, por supuesto la niña de la que les hablo es un caso extremo. Pero es más frecuente que detrás de un no querer comer en los niños estén los malos hábitos alimenticios, que una falta real del apetito.

El niño llega tarde del círculo infantil, jardín, guardería o la escuela. Llega con hambre, pide y recibe alimentos, dos horas después es la hora de comer, pero el niño no tiene hambre aun. Se niega a comer. Si no come, o no come bien, un par de horas más tarde dice que tiene hambre y como no comió la familia, por lo general, se compadece y le ofrece las cosas que le gustan (yogurt, dulces, helados y otras golosinas). Todos los días lo mismo.

Consecuencias de los malos hábitos alimenticios en niños

Tres consecuencias del manejo inadecuado de la alimentación en los hijos:

  1. El niño nunca tiene hambre a la hora de comer, si su hijo tiene falta de apetito no come o no come bien.
  2. Al niño le conviene no comer, de esa forma podrá comer las cosas que más le gustan a la hora que le venga en ganas.
  3. Malnutrición infantil, asociada al déficit de nutrientes importantes para desarrollo físico y mental del niño, pudiendo traer consigo afectaciones a la salud y al normal desarrollo.

En poco tiempo la hora de comida es una contienda y no hay manera de que el niño se alimente de manera correcta, las actividades de comer se convierten en berrinches. La familia se desespera ¿Cómo dejarlo que vaya a la cama sin comer? Cuando menos un biberón de leche para aplacar la situación.

Los niños en esta situación, en la medida que crecen, muestran claros síntomas de desnutrición o de obesidad, como resultado de una inadecuada alimentación.

Tarde o temprano la familia se declara incompetente para la solución del problema, en el mejor de los casos habrá que buscar ayuda especializada (psicología, psiquiatría infantil, pediatría, nutrición o neuropediatría). No es incorrecta para nada esta decisión, pero sí hay muchas cosas que los padres pueden hacer para resolver el problema en el ámbito familiar.

Necesidad y motivación para comer

Antes de comentar sobre ese aspecto me gustaría realizar un comentario más. Toda conducta humana es motivada, detrás de todo lo que el ser humano hace, independiente de la edad, esta al menos un motivo (por lo general un grupo de ellos). Nada se hace si no hay una motivación, sin ella, no hay conducta. Todo motivo humano tiene en su base una necesidad. Incluso las conductas más complejas e insospechadas tienen como motivo satisfacer una necesidad. Es decir, sin una necesidad bien establecida, no puede haber un motivo, y sin él, no hay conducta.

Toda conducta humana es motivada, detrás de todo lo que el ser humano hace, independiente de la edad, esta al menos un motivo. Clic para tuitear

En la base de las conductas de alimentación solo hay un motivo: saciar el hambre. El hambre es la necesidad que impulsa al ser humano a comer. Puedes tratar de convencer al niño, puedes tratar de engañarlo, pero si no siente hambre es tiempo perdido, no lograrás que coma.

Aunque trates de convencer o engañar al niño para que coma, si no siente hambre, es tiempo perdido. Clic para tuitear

Dejar de comer no siempre significa aumentar el hambre. Las personas que han pasado largos períodos de inanición refieren que por lo general cuando pasa el tercer día dejan de sentir esa necesidad. Sentirla implica organizar bien los hábitos de alimentación y ajustarlo a horarios bien establecidos. A la hora de almuerzo las personas tienen hambre, cuando pasa la hora la necesidad deja de expresarse con fuerza.

Qué pueden hacer los padres cuando su hijo no quiere comer

Por todo lo anterior, si tienes problemas con la alimentación de tu hijo es recomendable:

  • No hablar de comidas fuera de ellas. El niño con problemas de apetito puede sentirse lleno con solo escuchar hablar sobre el tema.
  • Fijar los horarios de comida. De manera rígida, desayuno, merienda o refrigerio, almuerzo, merienda o refrigerio, cena y leche de por la noche. Todo a una hora fija, fuera de estos horarios no ofrecer ni permitir ningún alimento.
  • Prohibir dulces y golosinas fuera de horario. Si por alguna razón alguien le ofrece algún alimento al niño fuera de horario, el adulto interviene y conmina al niño a aceptarlo y guardarlo para después del almuerzo o cena.
  • Adecuar la cantidad y calidad del alimento a cada horario. Sobre todo, tener en cuenta que las meriendas o refrigerio no son para llenar al niño. En las meriendas debe evitarse alimentos que demoren en ser digeridos (lácteos, cárnicos y otros), en su lugar darle al niño frutas y aliementos ligeros.
  • No sustituir alimentos. Si el niño se niega a comer algún alimento, este no debe ser sustituido por otro o por otra forma de presentación o cocción. Si el niño se niega a comer, en general no se deberá suministrar alimentos hasta que corresponda y no modificar la condición del próximo horario, es decir, si corresponde una merienda es eso lo que va, no el almuerzo rechazado.
  • Control del tiempo de alimentación. Un niño normalmente demora alrededor de 15 minutos en comer. Pasado 20 minutos si el niño no está comiendo debe retirarse el servicio. La extensión del horario de una comida, más allá de lo razonable afecta la disposición para la próxima comida.
  • Fregado inmediato. Una vez retirados los alimentos, la comida sobrante se bota o se guarda fuera del alcance y la vista del niño. Esto permitirá decirle que no hay nada de comer, si pasado un tiempo siente hambre y quiere hacerlo.
  • Servir la mesa para todos y respetar los tiempos. Es recomendable que el niño coma en la mesa, nunca frente a la TV o en otra condición. Debe comer con toda la familia o dado el caso, con todos los niños de la familia y aun si no desea hacerlo, no se le debe permitir dedicarse a otra cosa de su agrado hasta que no haya transcurrido el tiempo mínimo de alimentarse.
  • Dar tareas que permitan la participación del niño en la preparación de la comida o la mesa. En algunos casos se reporta por los padres que sentirse participe de la preparación mejora la disposición del niño a la alimentación.
  • Estimular. Es un recurso importante, tal vez no el único, para reforzar cualquier mejoría en los hábitos alimentarios (ver artículo sobre los métodos educativos adecuados)
  • El fin de semana todo se relaja porque por lo general estamos en casa todo el tiempo. Si el niño durmió la mañana y se despierta a la hora de la merienda. No es hora de desayunar, solo de merendar.

Las recomendaciones deben ser cumplidas todos los días. Si cumplidas estas recomendaciones, de manera adecuada y sistemática, los niños no mejoran, debe buscarse la ayuda especializada recomendada.

Ahora, déjenos un comentario en el formulario mas abajo. ¿Qué te pareció este artículo? ¿Tienes hijos que no quieran comer y has estado usando alguna práctica no recomendada? Nos encantará leer los resultados que vas logrando después de aplicar estos consejos. Estaré atento a tus comentarios, preguntas o sugerencias.

A %d blogueros les gusta esto: