Saltar al contenido
Psicología de Omar

Rabietas, pataletas, perretas ¿cómo solucionarlas?

Rabietas

De pronto, el niño está demasiado fuerte, pretende que la mamá haga lo que él quiere. No hay quien pueda con él, cuando le dicen que no, no entiende, se enoja, llora de manera muy fuerte, grita, se tira al piso, incluso se autoagrede. Esa conducta es muy frecuente y casi por cualquier cosa. Bienvenidos a los 2 años, llegaron las rabietas.

A los 2 años edad es muy frecuente el reclamo de los padres por no saber cómo actuar. No parece haber una solución posible, cuanto más hacen la situación empeora. Las autoagresiones son el grado extremo de las rabietas o pataletas. Los niños suelen morderse e incluso dar con la cabeza en la pared o el piso.

Una vez que se establece la rabieta infantil, fenómeno en el niño también conocido como pataleta, berrinche, perreta, etc., aparece en cualquier situación, lo mismo en casa que en lugares públicos. Los padres pasan vergüenza por su causa. Es frecuente en mi consulta la búsqueda de ayuda para resolver las rabietas. Generalmente cuando las rabietas han llegado a un extremo intolerable. Rara vez me llevan niños después de los tres años por esta causa, aun cuando las rabietas pueden durar mucho más.

Las pataletas ponen en tensión a todo adulto que las presencia, y por lo general, todos menos la madre, “saben con certeza” qué hacer. Siempre habrá una abuelita con un buen consejo, o un tío recalcitrante queriendo resolver por fuerza, de una sola vez, todos los males conocidos.

Consejos erróneos que comúnmente se reciben

  • Darle al niño lo que quiere: es una manera muy eficiente de resolver un berrinche, pero totalmente ineficaz para cambiar la tendencia. Cada vez que el niño quiera algo, vendrá invariablemente, una pataleta.
  • Cambiarle la idea: frecuentemente logra un buen resultado a corto plazo, resuelve la perreta de hoy pero tampoco erradica el mal. Sucede que cambiar la idea, es una suerte de negocio con el niño para que deje de llorar, a cambio no de lo que quería, pero sí de algo que también le resulte atractivo.
  • Hablarle al niño diciéndole que no debe dar berrinche: No da ningún efecto positivo. Incluso puede incrementar la perreta. Si se hace en medio de la misma el niño ni lo escucha.
  • Regañarle fuertemente: Si el regaño es suficientemente intenso para impactar al niño la rabieta actual puede neutralizarse, pero poco efecto se tendrá en la eliminación de esta conducta en el futuro.
  • Lanzarle agua o meterlo en un recipiente grande con agua: por efecto de la impresión quita la pataleta automáticamente, pero generalmente esta vuelve a aparecer. Puede originar otros efectos colaterales negativos.
  • Pegarle “dos buenos azotes”: tiene resultados similares al método anterior.

Ninguna de estas formas de manejo tiene buenos resultados y mucho menos las que incluyen elementos de violencia, la cual siempre tiene efectos negativos. Todas tienen un denominador común, actúan como reforzadores, en tanto el niño recibe algo a cambio de la rabieta, aun cuando ese algo sea la atención del adulto. Sí, por increíble que parezca, incluso cuando se le pega a un niño se le presta atención y esto es una ganancia.

He presenciado niños muy majaderos o fastidiosos que los padres me dicen, hasta que no le pegue no se está tranquilo, y efectivamente cuando le dan una nalgada desaparece la majadería. Algunos niños, en contextos determinados, incorporan la violencia como una forma normal de comunicación con el adulto y la buscan.

¿Cómo solucionar las rabietas?

La rabieta es un mecanismo de imposición, con ella el niño persigue una ganancia secundaria y cualquier cosa que haga el adulto, actúa como tal y la refuerza. No se puede hacer nada contra la rabieta, NADA. Ahí está la verdadera solución, no hacer nada, absolutamente nada. La solución al berrinche está en no hacerle caso, ni mirar al niño cuando está en ese estado.

La solución la rabieta o pataleta en el niño está en no hacerle caso, ni mirar al niño cuando está en ese estado. Clic para tuitear

Los niños que dan perreta por lo general son niños inteligentes, que han descubierto que con su llanto logran lo que quieren. Cuando un niño dé tres pataletas completas, que termine orinado y dormido por el agotamiento de la excitación, sin lograr nada con ellas, la cuarta no la da.

Los niños que dan perreta por lo general son niños inteligentes, que han descubierto que con su llanto logran lo que quieren. Clic para tuitear

¿Por qué es importante controlar y eliminar las rabietas de los niños?

Las rabietas mal manejadas nunca desaparecen del todo, ya a los tres o cuatro años es difícil verlas pero están ocultas por el desarrollo. El mal manejo de las pataleta estimula la aparición de determinadas características personales.

Características que puede desarrollar el niño si se manejan inadecuadamente las rabietas

  • Baja tolerancia a las frustraciones
  • Tienden a ser iracundos
  • Con frecuencia son dominantes, amigos de hacer su voluntad

Estas características suelen mantenerse de forma más o menos velada durante toda la niñez y estructurarse como factor predisponente al intento suicida en la adolescencia. En un porciento elevado de los muchos intentos suicidas en la adolescencia que he conocido, ha habido de base un mecanismo de llamar la atención o de obtener una ganancia secundaria: el mismo mecanismo de las pataletas. Casi todos ellos dieron rabietas en su infancia temprana.

Por supuesto que no todos, pero sí muchos intentos suicidas de la adolescencia, a mi juicio, no pasan de ser rabietas de adolescentes, lo que no los hace menos peligrosos. Por tanto, muchos intentos suicidas en la adolescencia podrían ser evitados manejando adecuadamente las rabietas a los 2 años.

A %d blogueros les gusta esto: